Traductor

domingo, 12 de abril de 2015

EL BURGAL


De nuevo la Sierra de las Cabrillas, nos ofrece una ruta en su conjunto poco o nada conocida; si en nuestra anterior visita, recorrimos la Sierra de Santa María, el Barranco de la Hoz y la fosa del Buseo, en esta ocasión, el desapercibido Monte Burgal  es el principal objetivo de este itinerario.
Perteneciente a la anteriormente citada sierra, El Burgal 1.119m. es un monte situado al noroeste del pico de Santa María 1.137m. queda separado de este por el Barranco de las Golochas y se alza directamente sobre la cuenca del Embalse del Buseo, con un desnivel sobre el mismo de 649m. En esta ocasión no salimos de la Fuente de las Vallesa, si no que pasando por ella, nos acercamos al collado homónimo, donde se ha instalado un área de descanso.


Área recreativa, punto de inicio.


Durante los primeros compases de la ruta, campos de almendro y casas de labranza, adornan el camino.
El plácido Llano de Marjana.

Nos ponemos en marcha tomando inicialmente el Camino del Campillo que abandonamos ante el primer desvío, para seguir por el de Marjana. Vamos atravesando este valle elevado (750m.) a modo de plataforma  y cercada por los montes colindantes, es un páramo donde se conjugan los campos de almendro, viñas, algunas masas de pinar y salpicado de casas de labranza. A nuestro paso hallamos la Fuente Peral, donde hacemos una breve parada. Algo más adelante las amansadas aguas del Barranco del Campillo, ofrecen una pausada estampa.

Fuente Peral
Reflejos sobre las sosegadas aguas del Barranco del Regajo.
La pista del Palancar.

De nuevo y como en la anterior travesía, las derruidas Casicas de Turís son un paso obligado, donde el Llano de Marjana pone fin a su extensión. Ante un inmediato desvío, tomamos la ancha pista denominada Camino del Palancar; una kilométrica recta, paralela al Barranco de la Hoz de la que ya se aprecian sus cortaduras, nos acerca a una curva cerrada donde abandonamos, tomando una senda que nos sube a las Casas del Palancar. Este es un conjunto de corrales, que han sido acondicionados como caseta de recreo; una de ellas hace función de refugio.

Las cinglos del Barranco de la Hoz y por encima de ellos, la pista que conduce a Sot de Chera.
Casas del Palancar, esta sirve de refugio.
Inicio del Camino de los Pelados, que nos llevará a la base del Burgal.
El refugio de la Fuente de la Puerca, a vista de pájaro.
Embalse de Buseo

Una visual al mapa nos aclara el camino que hemos de tomar; podemos decir que desde las casas empieza la ascensión al Burgal, que empezamos de manera suave por el Camino de los Pelados. Coronamos los cinglos que defienden esta montaña, en un recorrido precioso que recuerda en cierta manera a la Faja de Pelay en Ordesa. Hacemos una breve parada en la Caseta del Tío Vitoriano, que tiene un aljibe en su interior, que recoge agua de lluvia.

Los cortados que defienden el Monte Burgal.
Almendros cercanos a la Caseta del Tío Vitoriano.

Vamos acercándonos a la cima; lomas salpicadas de coscoja y alguna carrasca joven, se van ciñendo a las cotas cimeras por un desgastado camino que abandonamos para acceder al pilón cimero, donde unas espléndidas vistas invitan a lanzar una visual con ayuda de la brújula; desde el cercano Santa María, hasta el lejano Rápita.

Cercanos a la cima, que se aprecia al fondo a la derecha.
Descifrando con ayuda de la brújula, los horizontes montaraces.
Rosa de los montes.

Panorama cimero.
Al poco de iniciar la bajada.

Reanudamos la marcha, por una desvencijada senda que nos lleva a pasar por debajo de unos penitentes de roca erosionada llamado “Los Frailecicos”, estos son la única nota que resalta en esta desarbolada ladera. Más adelante aparece la segunda nota; una sima se abre al borde mismo del sendero, lanzo unas piedras y calculo tendrá unos 15 metros. Proseguimos, hasta conectar con un camino que recorre el Barranco de las Golochas, donde encontramos un abrigo con muestras de arte rupestre.

Los Frailecicos.

Laderas a poniente del Santa María.
La sima.

En adelante ¡ojo! porque hay que abandonar el camino paralelo al barranco y desviarse a la izquierda por una senda que empieza a remontar suavemente. Son tres kilómetros faldeando la vertiente suroeste del pico Santa María. De nuevo la monotonía de unas laderas que han sido devastadas por el fuego y que solo la coscoja y la picante aliaga, se atreven a vestir.

El abrigo ruprestre del Barranco de las Golochas.
El llano de Carpinteros.

El camino de regreso, constantemente adornado de romeros.

 Desviamos nuestra mirada al llano de Carpinteros rodeado de pinar,  mostrando un verde césped. Alcanzamos un collado a 961 mts. y la senda convertida en camino se orienta directamente al Llano de Marjana, al cruce con un viejo cortafuegos, lo seguimos teniendo como telón de fondo la Loma de los Ajos. En poco más de un kilómetro llegamos a la pista de inicio del recorrido y veo con satisfacción como una vez más, esta zona nos ha deparado una jornada excursionista de lo más auténtico.   
Al fondo la Sierra de los Ajos.
Tomando nota al finalizar la excursión.
El atardecer se ciñe sobre la solitaria Sierra de Santa María.

FICHA TÉCNICA
SISTEMA: Ibérico – Sierra de las Cabrillas
MACIZO: Sierra de Santa María
INICIO: Collado de la Vallesa (Área recreativa)
LLEGADA: Idem
DISTANCIA: 23,00 km
HORARIO: 5:30 a 6:00 h
DIFICULTAD: Medía
DESNIVEL: 822 mts. acumulados.
CARTOGRAFÍA: S.G.E. 1:50.000 694 Chulilla  -  I.G.N. 1:25.000 694/IV El Reatillo
ACCESO: Siete Aguas (Valencia), desde esta localidad tomar la Avenida Fuente de la Gota, a su término sigue una carreterita asfaltada que en 8,7 km. nos lleva al Collado de la Vallesa (los tres últimos kilómetros no están asfaltados, pero son de pista excelente) al margen del collado, se halla un área recreativa.
OBSERVACIONES: Lo mismo que comente en la ficha de la travesía por el Santa María- Embalse de Buseo, sirve aquí también; soledad, paisaje y sensación de descubrimiento. El Burgal es un gran desconocido por la mayoría y sin ser un monte de relieve atractivo, tiene el encanto de su soledad olvidada. Los puntos para recoger agua son; la Fuente de la Vallesa y del Peral, un aljibe sito en una de las casas del Palancar y otro en la Caseta del Tío Vitoriano.


 

5 comentarios:

  1. Hola Javi.

    Soledad, tranquilidad...sensación de descubrimiento, que bien lo has dicho, son las recompensas de ir a zonas o montes apenas conocidos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Javi
    Un montañero de verdad!!! con su cuaderno de notas, su mapa y su brujula.....Y muy bueno eso de soledad y sensación de descubrimiento en terrenos poco explorados. La foto del Embalse del Buseo muy chula.

    Un saludo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
  3. Saludos Javi!! Vaya crónica Currada y mimada hasta el último detalle!! Ya te he mencionado, en otra ocasión, la buena pluma plasmada en tus entradas de rutas , monograficos y biografías.
    Un desconocido, sí, El Burgal!! De hecho...nunca he andado por aquellas tierras. Me parece una Gran ruta....variada, y de soledades buscadas...Las fotos muy ilustrativas...destaco la del barranco El Regajo, ( el color...muy chulo ), y el Llano de La Marjana...que bonita!!
    Un ruton nada conocido y sorprendente!!
    Hasta otra.y..mucho monte!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Javi! Bien trabajada ruta y maravillosamente contada para que disfrutemos de ella sin haberla realizado, como todas las tuyas. Un rincón de esta tierra que no hemos tocado (Nos falta tanto por ver...). Preciosas fotos para disfrutar de tan espectacular paisaje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola compañeros!! pues no lo dudéis y acercaros a estos montes, tanto el Burgal como el Santa María, merecen al menos una visita.
    Gracias por haberos gustado las fotos.
    Saludos.

    ResponderEliminar